Scroll to top
© 2017, Norebro theme by Colabr.io
es

LO QUE ME HA DADO AGILE

No soy de mucho agradecer, ni de disfrutar el momento, no es que no me guste, es sólo que soy de esos que suelen facilitar el cambio para los demás. Soy de los que piensan que lo que ocurre no es sólo lo que ocurre, sino que está relacionado con tantas y tantas cosas que podría perderme en un mundo lleno de hipótesis, de quizás. Soy de esos que comienzan los artículos con un no y lo incluyen en el lema de su empresa. Soy de los que no quieren que las cosas sigan siendo así, sino que podamos evolucionarlas e ir más allá. También soy de recordar sabiendo que lo que ocurrió no es lo mismo que el recuerdo que estoy construyendo. Y también soy de esos que siempre estará en deuda con todo lo que me ha dado Agile. 

 

No siendo muy de agradecer, pero siendo consciente de esa necesidad, agradezco enormemente a todas las personas que han participado en mi formación. A Leo Antoli por llevarme un día a almorzar y despertarme la curiosidad sobre Agile y Scrum. Curiosidad que a día de hoy no ha dormido. A los profesores del Postgrado de Metodologías Ágiles en Barcelona, Jorge Uriarte, Xavi Albaladejo, Xavi Quesada, Joao Gama, Carlos Blé, Agustín Yagüe … y mis compañeros y compañeras Oriol del Barrio, Toni Tassani, César Villar… . A Masa K Maeda y a Ángel Águeda por aquel primer curso de PMI ACP, dónde pude conocer a Pablo Domingo y Néstor Flores. 

 

Mientras me formaba pude empezar a experimentar en Adesis, en BBVA España, en Repsol, en Bankia… Gracias a todos aquellos que padecieron mis tropiezos iniciales, a todos los que hoy en día siguen entendiendo que sigo confundiéndome delante de mucha gente, y que sigo evolucionando. 

Gracias a mi equipo de la CAS 2015, a Vanessa, Alberto, Gonzalo, Javi, Rubén y a todos los voluntarios. Creo que no hay nada más bonito que compartir esfuerzo desde la solidaridad con proyectos que individualmente serían imposibles. Gracias a todas las personas que sólo logro ver en las conferencias, la entrada se paga sola por vosotras. 

 

A Juanma Gómez por su acompañamiento en madriagil y por siempre aportarme su consejo. Por llevarme hasta Edu. A Edu Cabrera por ayudarme a lograr una mayor autonomía e independencia, por despertar en mí el interés por el coaching desde mi propio proceso de coaching. 

A Tim Ingarfield, porque hemos conseguido aguantarnos durante más de 2 años cada 2 semanas. Supervisión, terapia, psicología, coaching, consultoría…  el cambio organizacional que generó también es tuyo. 

A Ángel Díaz-Maroto, por un viaje inolvidable a Chile, por ser el moai de Agile en el mundo. Al turrón. 

 

A Thinkingwithyou, porque Paradalia no existiría sin ellos. A Diego, porque nadie le ganará nunca a ser él mismo. A Israel por ser el mejor jugador de equipo, porque querría siempre trabajar con él. A David Roncero por sentir que nos podemos plantar delante de una sala llena de gente y facilitar, sin preparar, con nuestras manos, a lo que salga. ¡¡Viva la facilitación kamikaze!! A Janire, David, Miguel, Pablo, Alex y a las demás por acogerme siempre como si siguiera con ellos. 

 

Gracias a Óscar, Merche, Cándido, Pablo, Carmen, Edu, Bea, David, Carlos, porque habéis hecho y hacéis que me levante todos los días de la cama con unas ganas locas de evolucionar BBVA. A Alberto, Laura, los líderes de misión y los agentes de cambio de Cemex, por demostrarme que se puede comenzar a cambiar una organización con la voluntad de trabajar en equipo (y midiendo y entregando mvps, jajaja). 

Agradezco sinceramente a todas aquellas personas que manifestaron que querían cambiar la forma en la que se desarrollaba el software. A los que han desarrollado muchas otras formas de trabajo más allá del software. A los que artesanalmente las moldean y hacen que funcionen día a día. A las comunidades que en base a su práctica y su sentido de compartir sostienen la dureza y la ilusión del propio cambio.

 

Para terminar gracias a Patricio, Sergio, Gabriel, Laura, Lucía, Nini y Esperanza por ser y haber sido las personas que crean el significado de una palabra rara como PARADALIA. Paraíso de dahlias.

Espero que podamos cambiar el mundo desde este humilde espacio y más allá. 

A darle caña.

Equipo de Paradalia en Impacthub Madrid

Post a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *