Scroll to top
© 2017, Norebro theme by Colabr.io
es

DINÁMICA: MI DESCRIPCIÓN EN UN POST-IT

Llevaba tres meses trabajando en Paradalia y era la primera vez en mi vida que iba a una sesión para ver qué era aquello de facilitar, poner en dinámica y dinamismo a un grupo de personas. Para mí, que trabajo como administrativa, fue un día diferente alejada de Excel, documentos y números donde descubrí que la  interacción con las personas y el aprendizaje cara a cara son todo un arte.

PRIMERA INSTRUCCIÓN

Preparamos el espacio retirando mesas, colocamos algunos rotuladores, post-it y los artefactos que iban hacer falta en la sesión. 

En mi cabeza estaba preparada para ayudar y estar muy atenta a lo que iba a ocurrir a mi alrededor, pero lo que no sabía hasta ese momento es que yo misma iba ser partícipe de la dinámica. ¡Adiós a observar desde la grada!, verlo todo desde el terreno de juego me daría una nueva perspectiva.

Éramos 16 personas y se dió la primera instrucción “Pensad en describiros a vosotros y vosotras mismas cómo solamente vosotros y vosotras podríais hacerlo, apoyaros en los post-it como recordatorio de esas descripciones”.

 Sin tardar mucho, todos cogimos un post-it y comenzamos a escribir nuestras descripciones. Yo opté por poner mi nombre, donde trabajo y que me había llevado a estar allí. No nos llevó más de 5 minutos.

SEGUNDA INSTRUCCIÓN

Una vez que acabamos todos de escribir, Tino “el facilitador”, nos dió una nueva instrucción. 

“Compartir por parejas vuestras descripciones, de tal forma que una persona comente la descripción y otra la escuche. La persona que escuche se quedará con todo aquello que le conecta para modificar su propio discurso”. Luego teníamos que cambiar de pareja y volver a compartir sin olvidar que en cada nueva conversación podíamos incorporar, quitar o mantener parte del discurso inicial.

La dinámica no duró más de 30 minutos y mis interacciones con cada una de las personas que hablé fueron totalmente diferentes.

La primera conversación que inicié fue la más corta y guiada, no me llevó más de 5 minutos tal vez porque me limité a relatar el pequeño guión que tenía escrito en el post-it.

Con la siguiente mi discurso fue menos guiado. Ya había roto el hielo en la conversación anterior y eso me ayudó incluir nuevos temas de trabajo, hobbies, familia, amigos…

La tercera persona con la que coincidí me sorprendió por que empezó destacando los aspectos negativos sobre su personalidad, hablaba de su cabezonería, exigencia, negatividad lo que me llevó a no incluir esos aspectos en la próxima interacción. 

Dinámica en Paradalia. Trabajar con post its durante la sesión.

Y con la última la conversación se quedó a medias, pero me sirvió para comprobar que mi discurso inicial había desaparecido por completo y se había convertido en uno nuevo.

Pasado ese tiempo  Tino nos invitó a ponernos en círculo y compartir que nos había parecido la experiencia, y más allá del contenido de lo que se dijo allí la dinámica le servía para  chequear con cuantas personas habíamos conseguido interaccionar, el dinamismo o no del grupo y la posibilidad de generar nuevas iteraciones entre nosotros. 

De entre las opiniones que se generaron en el círculo puede destacar dos hilos:

Sobre la dinámica: en general les había gustado aquello de levantarse, generar movimiento y dar pie a conocerse. Todos llevaban allí un mes y muchos no habían compartido una conversación, pensaron que se salía del programa y era hacer algo diferente. En general aludieron al dinamismo y la interacción con las personas. 

Sobre el discurso: como habían comenzado, si habían modificado o no su discurso, las veces que habían coincidido en un tema o si por el contrario  habían terminado con un discurso totalmente diferente.

MI FEEDBACK

De todo ello intenté sacar mi propia lectura de lo que había ocurrido: 

  • Me di cuenta de que es fácil poner en común elementos que hemos oído o escuchado, sin embargo, no solemos generar relación sobre las diferentes interacciones o sobre situaciones previas o de cómo nos encontramos durante la sesión. 

 

  • El papel del  facilitador en este tipo de dinámicas es clave. Debe mantener un control sobre  los tiempos además de dar las instrucciones claras y necesarias para que el grupo comience a hacer y continúe aún sin saber cuál es el siguiente paso. Además, plantear la reflexión e ir juntando las diferentes reflexiones de las personas, nos permite dotar de un sentido común a lo ocurrido. 

 

  • El espacio también es fundamental.  Por ejemplo, como estaban posicionadas las mesas. En el formato original no animaban a la interacción con las personas más allá de relacionarse con sus dispositivos móviles y portátiles.  Por eso movimos las mesas que no se iban a utilizar hacia la pared generando un espacio dónde las personas podían moverse para potenciar la interacción. 

 

  • La disposición de las personas ante un curso o una clase es sentarse a escuchar a un profesor dar una teoría, pero esa tarde durante 3 horas iban hacer algo diferente iban a compartir, a levantarse, a interactuar, a no entender, a escribir en post-it y descubrir

CONCLUSIÓN

Si de algo me estoy dando cuenta trabajando con mis compañeros en Paradalia es que la mejor forma de aprender es sobre el terreno. El acompañamiento, la guía, el feedback continuo son fundamentales para tener tu propia experiencia desarrollada desde ti ,y no solo no trabajar sobre las historias de otros. 

El taller continuó durante 3 horas más, y aunque me dedico a la administración ahora aplico algunos elementos de Agile a mi propio día a día, aunque no trabaje desarrollando software. Pero eso, ya es otra historia.

Post a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *